1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Por qué el ajo es un afrodisiaco

Estamos seguros que el titulo te sorprendió tanto como a nosotros, pero seguro que te estarás preguntando ¿Cómo o de qué manera el ajo puede ser un afrodisiaco? Si el ajo de por si tiene un olor peculiar que no es muy romántico… Tranquilo sigue leyendo hasta el final y de seguro contestaremos a todas tus dudas.

Antes de continuar es importante partir desde lo básico.

¿Qué es un afrodisiaco?

Muchas personas consideran que los afrodisíacos son solo viejas historias de abuelas o de esposas desesperadas que buscan curar la impotencia sexual de sus esposos, pero que solo tienen un efecto menor porque, dicen, que los afrodisíacos funcionan por el poder que tiene la mente al creer en algo que va a solucionar un problema. ¡Pero un Afrodisíaco puede ser mucho más que eso!

Un Afrodisíaco es una poción, píldora o tipo de alimento que puede tomarse o usarse regularmente para aumentar la excitación sexual; o incluso puede ser un acto de hacer algo que despierta el deseo sexual también, o en ciertos casos activa la fecundidad.

El poder de la mente es algo que no debe descartarse a la ligera y se ha demostrado muchas veces que una creencia genuina y sin desviación es suficiente en sí misma para hacer que las cosas se hagan realidad. Entonces, en este caso, ¿todo depende de la materia o hay algo así como una hierba o ingrediente contenido en el afrodisíaco que obra el milagro?

Aprende más sobre las propiedades del ajo

Lo que dice la medicina

Imagina esto; Si acude a su médico con dolor de espalda o dolor de cabeza y le receta un tratamiento con pastillas o medicamentos para tratar el problema, sigue felizmente creyendo que lo que sea que el médico le haya administrado funcionará, pero ¿qué sucede si esa píldora no es más que una “píldora de azúcar” que no contiene ningún químico o droga que aliviará la enfermedad? ¿Qué pasa si esa píldora bien embalada no es más que una forma de hacerte creer que te curarás?

Esto es lo que algunas personas piensan que sucede cuando se trata de usar afrodisíacos también. Piensan que si compraste un paquete de píldoras azules bien empaquetadas que decían que ibas a actuar como una estrella del porno con solo tomar una pastilla azul, todo lo que está sucediendo es que la idea se planta en tu mente subconsciente y en el poder de la mente hace todo lo demás.

Cuando el poder de la mente funciona de esta manera, se conoce como el efecto placebo; es una teoría probada en el tiempo que funciona bien con la mayoría de las personas.

Los afrodisíacos conocidos más comunes

Además de un acto visual que estimula sexualmente a una persona para que tenga una mejor actuación sexual, como mirar una película pornográfica, mirar mujeres hermosas en revistas masculinas o ir a un club de baile nocturno, hay bastantes alimentos ampliamente aceptados que se sabe que tienen el mismo efecto

El afrodisíaco clásico del que la mayoría de nosotros hemos oído hablar, aunque nunca lo hayamos probado, es el de las ostras. Si el aspecto, la textura y el sabor no son suficientes para desalentar a un tipo, ¡aparentemente el efecto posterior puede ser bastante poderoso! Otros conocidos incluyen chocolate, miel, higos y dátiles, plátanos, uvas, vino e incluso café.

Entonces, si usted es uno de los muchos que apuesta por los afrodisíacos y les gusta experimentar con ellos, ¿cuáles son los más efectivos, naturales como alimentos y hierbas o variedades artificiales como un paquete de píldoras azules?

La diversión está en el intento, y la prueba está en el pudín, por así decirlo. Al final del día, si al mirar algo, comer algo o incluso abrir un paquete de píldoras azules su líbido aumenta, entonces seguramente eso prueba que ya sea solo en la cabeza o en una reacción física real, tomar un afrodisíaco es una gran idea y algo de lo que no hay que reírse.

El ajo es un potente afrodisiaco 

Si lo sé. Ir por la calle apestando a ajo no es nada sexy. Y consumir el ajo fresco es una de las maneras más infames de apestar desde adentro hacia afuera: tu aliento es una cosa, pero incluso el hedor saldrá por tus poros si has ingerido una cantidad significativa. Pero bueno ahora no venimos a tratar de olores sino del gran valor afrodisiaco que posee el ajo.

En los tiempos de Homero, los griegos comían ajo diariamente, con pan, como condimento o agregado en ensaladas. Incluso era el ingrediente principal en una pasta de ajo (un precursor de la skordalia de hoy) que contiene queso, ajo, huevos, miel y aceite.

Luego, entre el cuarto y primer siglo A.C. muchos médicos, incluido Galeno, e Hipócrates estuvieron de acuerdo en que la ingesta de ajo contribuiría no solo a la salud debido a la alta cantidad de alicina sino que también al deseo sexual. Quince siglos después, Maimónides añadió su voz a esta sabiduría popular.

Aunque esta teoría es objeto de burla por la mayoría de los investigadores médicos contemporáneos, el ajo sigue siendo el potente afrodisíaco más popular de los griegos modernos, especialmente los que habitan en las Islas Jónicas. En Corfú, por ejemplo, los viudos que se casan son agasajados antes de la boda con una variedad de platos, todos bien condimentados con ajo. Incluso hay un sacerdote viviendo en el pueblo de Kourkabedes que promete a las parejas estériles que si ellos mastican seis cabezas de ajo crudas cada día les producirá un niño.

Ya en nuestra era, una investigación reciente también ha demostrado que la administración de suplementos de ajo en ratas junto con una dieta alta en proteínas demostró que aumenta los niveles de testosterona (de las ratas).

Básicamente, dado que el consumo de ajo mejora la circulación sanguínea, previene enfermedades cardiacas,  y muestra propiedades antibióticas, se ha aceptado generalmente que es un potente afrodisíaco; pero ahora parece que una enzima llamada óxido nítrico sintasa (NOS) es la principal responsable del mecanismo de la erección y permitiendo al organismo tener la capacidad vasodilatadora reparando de esta manera las venas y arterias.

Los estudios han demostrado recientemente que el ajo en ciertas formas puede estimular la producción de NOS particularmente en individuos que tienen bajos niveles de esta enzima.

Más allá de su reputación como un alimento afrodisíaco, el ajo es uno de esos ingredientes misteriosos promocionados para curar todo, desde el letargo hasta el cáncer.

Pues hasta aquí este interesante artículo de por qué el ajo es un potente afrodisiaco.

Deja tu comentario